El Titanic Del TLC Colombia-EE.UU.


Creo que una de las noticias más importantes de esta semana fue la del naufragio del TLC de Colombia en el congreso de Estados Unidos. Columnistas, editoriales, noticieros y demás han puesto sobre el tapete diferentes puntos de vista. Creo yo que hacer un recuento de las razones por las que esto sucede (por que aún no ha terminado), es más importante que sentarse a llorar sobre la leche derramada.

Tres elementos importantes suceden alrededor del TLC en cuestion y han hecho que su aprobacion sea increiblemente complicada. El primero, la campaña politica de los democratas por el representante único del partido a las presidenciales; el segundo la crisis economica, el tercero, el manejo mediatico que ha dado el gobierno a la lucha para proteger a los sindicalistas y los contradictores del gobierno en el país.

Campaña política, es bien sabido que Obama y Clinton (la senadora, y bueno, también el expresidnete) están en campaña electoral para elegir al representante único del partido demócrata. También es bien sabido que ambos candidatos se han valido de muchas cosas para conquistar votos, entre estas está la posición que tienen en el TLC con Colombia, pues perciben que el gobierno colombiano debe hacer más para proteger los derechos (entre ellos, por supuesto el de la vida) de los sindicalistas y de sus propios contradictores políticos. Y uno se pregunta, por qué Obama se opone al TLC con Colombia, pues sencillo, por que es una manera de mostrar un punto flojo de la campaña de la senadora Clinton. El punto es que Clinton se opone, tambien, al TLC, pero Mark Penn, que hasta hace unas semanas era un importante miembro de la campaña de la senadora, estaba al mismo tiempo trabajando para el gobierno colombiano a través de una firma consultora que impulsaba el TLC y trabajando para la campaña de Clinton que se oponía. Un claro conflicto de intereses que Obama no dudó en señalar y devolverle así una jugada muy similar con la que Clinton ganó votos en mayo. Ahora que están peleando por los votos de Pensilvania Obama ha devuelto el golpe a Clinton y ha hecho renunciar a Penn.

Pero cuál era el oficio de Penn? Como jugaba en dos equipos al mismo tiempo, tenia dos oficios. El primero en la campaña de la senadora Clinton como jefe de estrategia. El segundo a través de una firma consultora, Burson-Marsteller, que hacia lobby entre los democratas, digamos blandos, para que aprobaran el TLC. Es decir, era juez y parte en un tema del que además salió muy bien lucrado, por que hay que decir que Colombia invirtió más de un millón de dolares en estas firmas consultoras para que le hicieran lobby al tratado (como carito no?).

Por otro lado la crisis económica también ha generado una pugna entre el partido del poder ejecutivo, con Bush (republicano) intentando impulsar un TLC y los demócratas pidiendo mejores ayudas financieras para la gente en estos momentos de crisis. El gobierno puso en práctica hace alrededor de 3 semanas un paquete de ayudas financieras, que buscan mitigar la recesión económica en la que está entrando el país norteamericano. El meollo del asúnto está en que los demócratas quieren más y mejores medidas, y el gobierno republicano no. También hay que tener en cuenta que cuando un ejecutivo pasa un TLC para aprobación en el senado debe tener una etiqueta (que en EEUU es bien diferente al servilismo del congreso colombiano) y la etiqueta consiste en “yo pongo y tu pones”. Esto quiere decir, yo pongo el TLC para que me lo apruebes, pero tu pones algo para que yo te lo apruebe. Pues bien, los demócratas querían más medidas para mitigar la crisis económica y el presidente no, así las cosas el presidente a sabiendas de esto rompió el protocolo y lanzó al agua el tratado, y a la Senadora Pelosi no le temblo la mano para meterlo al congelador, aún y cuando esto envíe muchos malos mensajes a diferentes partes indeseadas envía un mensaje claro a la Casa Blanca, acá no se hace lo que el señor Bush quiera. Al menos a mi también me queda claro que los demócratas esperan 2 cosas, un cambio en la posición del gobierno, y la decisión de si Obama o Clinton van a la presidencia, es decir, si el gobierno aprueba un nuevo paquete de medidas económicas depronto (quien sabe) se descongele el TLC, de lo contrario será esperar a ver si gana Obama o Clinton.

El democrata Rahm Emanuel lo destaca muy bien en la siguiente frase: “This is a very difficult issue for Democrats, the way the administration has handled it has made it more difficult.”

El tercero y último es la excusa (desde mi punto de vista) para la posición de los demócratas, y es la falta de garantías para los sindicalistas en Colombia. El día de hoy en el NYT (editorial!) se publicaron unas cifras que hablan muy bien del desempeño del gobierno al reducir el número de sindicalistas asesinados en los últimos años, y que por lo tanto digamos que Colombia es merecedor del premio y le deberian aprobar el TLC. Hasta ahí muy sencillo, pero el gobierno no le ha ido bien con las organizaciones de derechos humanos, y más allá de los juicios de valor que pueden hacer unos y otros, que si son malas, que si no conocen la realidad que si esto o que lo otro, un episodio marcó al gobierno internacionalmente en la lucha por defender los derechos de todos los ciudadanos, sean de izquierda o de derecha, y fue la carta enviada al presidente Uribe firmada por 20 de las organizaciones más importantes de derechos humanos del mundo, en la que se le pide que modere al amigo Jose Obdulio. Odbulio salió diciendo que la marcha del 6 de marzo era marcha de mamertos, también dijo que la apoyaban guerrilleros y por el mismo corte, Uribe pronunció un par de sus ya famosas frases en contra de la izquierda del país, y para rematar hasta el ministro del Interior salió con las mismas frases. En últimas, lo que el gobierno en general hace con la mano, Uribe y algunos colaboradores lo borran con el codo. Se olividan además, que estas organizaciones mueven votos importantes en el congreso de EEUU y que más vale pedir permiso que pedir disculpas. En la dichosa carta, se le pide al presidente que salga en los medios de comunicación, que desacredite a Jose Obdulio y que defienda la democracia, que no es otra cosa que el derecho de cada cual a decir lo que piensa, aún cuando lo que piensa no le parece al gobierno. Pues el presidente no salió, Jose Obdulio siguió tan campante y el TLC se hundió.

En últimas, el gobierno no supo escoger la firma consultora de “lobbistas” (si esa palabra cabe), tampoco ha sabido ganarse a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, y para rematar la actitud de Bush y las concesiones que buscan los demócratas en ayudas económicas no es que ayuden mucho. Por lo pronto el TLC está congelado, y tal parece que asi se quedará al menos hasta saber el resultado de las presidenciales, a menos que algo extraordinario ocurra.

Advertisements
This entry was posted in Política, Politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s